“La repostería me ha ayudado a desarrollar nuevas habilidades y ganas de superarme”

Repostería
05/11/2020

Stephania,

Talent Acquisition.

Stephania comenzó a trabajar en ALTEN en septiembre de 2018, gracias a unas prácticas que finalmente acabaron incorporándola a nuestra plantilla. Desde entonces, ha formado parte del departamento de Selección y Desarrollo, donde ha podido ir asumiendo nuevas responsabilidades y funciones. Hoy, comparte con nosotros uno de sus mayores hobbies y talentos: la repostería.

Esta historia se remonta 10 años atrás, cuando Stephania comenzó a seguir varias páginas, canales y revistas relacionadas con el mundo de la repostería. Allí, conoció técnicas y recetas que le parecieron dignas de verdaderos artistas, por lo que decidió empezar a recrear algunas de estas y utilizarlas como regalos para sus amigos y familia. Los comienzos siempre son difíciles, pero, según nos cuenta nuestra compañera “aunque al principio fue un poco catastrófico, poco a poco fui aprendiendo y mejorando”. En este proceso de mejora, Stephania comenzó a realizar algún curso para profundizar en la técnica y tuvo contacto con algunos de los profesionales del sector. Sin embargo, fue solo hace dos años cuando se decidió a estudiar un máster en Repostería, Panadería y Pastelería impartido por maestros formados en “Le Cordon Bleu”.

Actualmente, Stephania intenta realizar al menos una receta a la semana. Si son recetas sencillas suelo tardar aproximadamente tres horas, y cuando son algo más complejas puedo llegar a estar aproximadamente 10-12 horas”. En este tiempo, ha conseguido hacer repostería de calidad, lo cual lo podemos ver en elaboraciones como la “Gravity Cake” la cual desafía a la gravedad con su diseño, una tarta de tres pisos con flores, o el “Candy Bar” que creó para el día de su graduación, donde además de los postres, se encargó de la decoración. “Podría decir que son aquellos trabajos en los que hago modelado o trabajo con fondant los que más me gustan y de los que más orgullosa estoy, ya que nunca he sido muy artística y el crear figuras o dar formas en 3D a comida es lo que más me cuesta, pero a la vez lo que más disfruto.”

 

La repostería, además, le ha ensañado a ganar paciencia, perseverancia y ganas de superarse constantemente. “Al final, lo más importante en este mundo es no decaer cuando algo sale mal, sino aprender del error y volver a intentarlo”. Para Stephania, es una actividad que le ha demostrado que es capaz de hacer muchas más cosas de lo que pensaba y, además, es una afición muy bien recibida entre sus amigos/as, familia y compañeros/as de trabajo “son muy agradecidos y siempre tienen un buen gesto o buenas palabras para mí”.

Aunque le han ofrecido algún proyecto relacionado con este mundo, para nuestra compañera es solo un hobby y una manera de desarrollar nuevas habilidades. “Por el momento voy a seguir perfeccionando alguna técnica que aún no domino del todo y seguir aprendiendo algunas nuevas recetas para deleitar a mi familia, amigos y, por supuesto, a mis compañeros de Alten que, por suerte, siempre están dispuestos a probar mis experimentos”.

Gracias Stephania por compartir con nosotros/as esta afición y por deleitarnos en la oficina con tus postres. Sin duda, tienes un gran talento. Sin duda, eres ALTEN.

Share