“Puedo decir que ALTEN fomenta fuertemente la presencia de mujeres”

mujeres
09/07/2020

Angela
Test Software Engineer

 

Entrevistamos a nuestra compañera Angela, quien actualmente trabaja en un proyecto para la Verificación y Validación (V&V) del software de aplicaciones lógicas para el ETCS (European Train Control System). En este artículo, nos habla sobre su trabajo y, además, nos da su opinión sobre el papel actual de la mujer en la ciencia.

 

Pregunta: ¿En qué proyecto trabajas y qué papel desempeñas?

Respuesta: Mi trayectoria en ALTEN comenzó justo después de graduarme en el sector ferroviario. Comencé como Ingeniera de Sistemas. Después, participé en el diseño del proyecto de Control de Tráfico Centralizado para una línea de ferrocarril egipcia. Para mí, fue un trampolín hacia un mundo (el de los ferrocarriles) que me apasiona cada vez más. Sin embargo, mi trayectoria va más allá de este sector; después de unos meses en la empresa, me involucré en el departamento de Life Sciences, en un proyecto de asistencia al cliente destinado a proporcionar apoyo europeo a sus usuarios en el uso de un software de gestión de laboratorio virtual.

Actualmente, mi trabajo principal tiene como objetivo diseñar Test Cases basados en el análisis y la verificación de los requisitos de la Agencia Ferroviaria Europea. Más concretamente, me dedico a la creación de escenarios que simulan la línea ferroviaria y que automatizan las operaciones realizadas por el PdC (Personal de Conducción); en la ejecución automática de las pruebas y la consiguiente verificación, tanto en tiempo real, en la Interfaz Conductor-Máquina, como en la verificación automática del resultado de la prueba mediante el control de un archivo generado por una herramienta de diagnóstico que compara el resultado real de la prueba con el resultado esperado.

P: ¿Cómo es el equipo con el que trabajas y qué es lo que más te gusta del mismo?

R: Trabajo con un equipo de personas, más o menos, de mi edad. Mi posición es la de Ingeniera de Software de Pruebas y contribuyo al crecimiento, en la división de V&V, de los recursos que han entrado recientemente en el sector ferroviario. Entre nosotros se ha establecido un clima de colaboración y complicidad basado en el deseo mutuo de mejorar y compartir los conocimientos y habilidades adquiridos. Además, estamos coordinados por un Director Técnico con muchos años de experiencia en el sector ferroviario, siempre disponible e implicado con nuestro crecimiento profesional.

Además de ser interesante desde el punto de vista técnico, mi trabajo me permite compartir mi experiencia personal y de la industria. Es un trabajo en equipo, donde el éxito y el crecimiento pueden, en mi opinión, evaluarse positivamente con el tiempo; cuando la metodología y la colaboración se convierten en una parte integral de la forma de trabajar de las personas. En el futuro, me gustaría tener la oportunidad de adquirir más experiencia y coordinar un proyecto en el que mi compromiso no sólo esté dirigido a la formación de recursos sino, también, a afrontar de primera mano la gestión de situaciones complejas que puedan surgir.

P: ¿Cómo comenzó tu interés por la ingeniería?

R: Después de terminar el instituto tenía las ideas claras, la ingeniería era mi camino. La decisión de matricularme en ingeniería fue una evolución natural de mi pasión por la tecnología y los temas científicos. Sin embargo, aparte de algo vocacional, era también un desafío. Para mí, era importante conocer mis aptitudes, sin embargo, también había muchos obstáculos que superar, como el miedo a no tener éxito.

Mi familia ha logrado transmitirme una gran confianza, proporcionándome así mucha fuerza y serenidad, la cual me ayuda a no rendirme ante las dificultades y a mejorar y crecer cada vez más. Sin embargo, debo reconocer mi propio mérito en todo este camino, especialmente mi tenacidad para afrontar y superar los retos que han surgido durante mi carrera universitaria y que aún vivo hoy en mi día a día. Por lo que, no sólo la pasión, sino también el método de estudio y la perseverancia me han permitido ser la persona que soy hoy en día, tanto desde el punto de vista profesional como humano.

P: ¿Cómo recuerdas la época universitaria?

R: Fue un periodo de poca tranquilidad. Las carreras de Ingeniería no destacan por ser precisamente sencillas, por lo que tienes que encontrar el equilibrio entre estudio y ocio. Sin embargo, los primeros años de universidad fueron sin duda los más bonitos. Son años en los que se estableces nuevas amistades, más maduras y, además, entras en un mundo completamente distinto, no solo a nivel académico, también a nivel personal.

P: ¿Crees que la ingeniería sigue siendo una figura principalmente asociada a los hombres, o has notado un cambio en esta tendencia?

R: Creo que, hoy en día, basta con mirar el porcentaje de mujeres graduadas en ciencias tecnológicas para disipar esta duda. Sin embargo, lo que sigue teniendo una gran influencia en la elección de las mujeres es la herencia cultural sobre la concepción de que la ciencia es una asignatura masculina, lo que se refleja en una cierta inseguridad por parte de algunas mujeres sobre las cuestiones técnico-científicas.

P: ¿Ha encontrado dificultades u obstáculos por ser mujer e ingeniera?

R: En mi caso, nunca he encontrado dificultades, ni durante mis estudios universitarios ni en el trabajo, al menos hasta hoy. De hecho, creo que es muy importante valorar las cualidades que aportan las mujeres que trabajan en el campo científico: creatividad, sensibilidad, fiabilidad, intuición o mayor capacidad de relación. Además, creo que las mujeres estamos conquistando un importante espacio en lo que se refiere a la consecución de puestos de nivel.

R: ¿Cuál crees que es el valor que ALTEN aporta en tu proyecto?

R: En el mercado actual, cada vez más competitivo, las empresas apuestan por consultores expertos cuando tienen que tomar decisiones estratégicas, operativas y organizativas; cruciales para su supervivencia y crecimiento. Las compañías deben ser capaces de reaccionar con rapidez y dirigir la carrera por la innovación tecnológica reduciendo los costes de gestión, sin que ello vaya en detrimento de la eficiencia y la organización. En esto, la intervención de la consultoría beneficia al cliente. La fuerza de ALTEN se basa en la competencia y la profesionalidad de sus perfiles técnicos y gerenciales, cuidadosamente seleccionados, lo que hace que sus servicios sean una forma insustituible de colaboración.

En un sector como el ferroviario, en el que opero, ALTEN desarrolla y consolida estrategias que hacen que las perspectivas de este sector sean estables e innovadoras.

P: ¿Por qué elegir ALTEN?

R: Varios estudios informan de cómo algunas mujeres se han encontrado en la incómoda situación de ser las únicas personas de su género – o una de las pocas – en equipos, en reuniones, en lugares donde se toman decisiones. En mi caso puedo decir que ALTEN tiende a fomentar fuertemente la presencia de mujeres en los distintos equipos de trabajo, lo que demuestra la importancia de fortalecer la diversidad de género en la empresa y de invertir en más formación en los empleados para superar los prejuicios de género que impiden a las mujeres expresar todo su potencial. ALTEN tiene una gran fuerza en sí mismo, en mi opinión: el ser multidisciplinar. Esto atrae a más y más mujeres que, por naturaleza curiosas y aventureras, son impulsadas por el deseo de involucrarse y superar sus propias limitaciones. Además, las mujeres tienen una índole más colaborativa, lo que aporta una visión más amplia y significativa de la formación de equipos, lo que es fundamental para una empresa consultora como ALTEN.

Share